Tendencias

Cámara rechaza la acusación constitucional y Marco Antonio Ávila se mantiene como ministro de Educación

El secretario de Estado enfrentó el trámite que buscaba sacarlo de su cargo por eventuales irregularidades que no convencieron a la mayoría del hemiciclo. El oficialismo triunfó en una extensa jornada.

No alcanzó a pasar un mes y el trámite finalmente se cumplió en la Cámara de Diputados. El lunes 19 de junio, las bancadas de oposición presentaron la acusación constitucional en contra del ministro de Educación, Marco Antonio Ávila, y este miércoles, la sala entregó su rechazo a la iniciativa de algunos sectores opositores por lo que el secretario de Estado se mantendrá en el cargo (69 votos a favor y 78 en contra).

“Yo no he faltado ni a la Constitución ni a las leyes, hablamos a la salida“, afirmó a su llegada el académico, mientras que su abogado, Francisco Cox, insistió en que la presentación no contenía los fundamentos necesarios para sacar a su representado del cargo. Finalmente y luego de proponerlo, el jurista no apeló a la “cuestión previa” que se apega al no cumplimiento de los requisitos formales para la presentación del libelo.

Las horas previas al trámite constitucional estuvieron marcadas por polémicas frases que la diputada María Luisa Cordero y Marcela Aranda, conocida por traer a Chile el “Bus de la Libertad”, expresaron en contra del titular del Mineduc por su orientación sexual. “Pervertido”“gordito enfermo del hígado” y “yo ya lo habría pedido para que lo metan preso por incitación a la precocidad y perversidad sexual infantil”, fueron algunas expresiones que marcaron el proceso.

El presidente Gabriel Boric respondió a estas palabras cuestionando la homofobia y también lo hizo enérgicamente la vocera Camila Vallejo.

El oficialismo dirigió la acusación constitucional hacia la eventual discriminación que sufrió Ávila y la oposición, horas antes, comenzó a hacer públicas las dudas que hace algunas semanas no existían en torno a las posibles faltas a la norma que el ministro dejó pasar en su gestión de la cartera.


“Es una acusación que carece de todo sustento jurídico. Su motivación principal es desplazar de una responsabilidad de Estado a una persona por su orientación sexual… Ha sido un acto de profunda homofobia y discriminación que debería ser repudiado no sólo en Chile sino que en el mundo entero”, dijo Vallejo.

Las dudas en la derecha

En este contexto, los impulsores de la acusación constitucional como el secretario general de Renovación Nacional (RN), Diego Schalper, insistían en que el libelo cumplía con todos los parámetros para terminar con las funciones de Marco Antonio Ávila en el Mineduc. Sin embargo, después de las palabras de Cordero y Aranda se notó la distancia entre algunos parlamentarios que habían suscrito el apoyo, pero que luego mostraron dudas y certezas de rechazo.

Ya en la jornada anterior, el oficialismo había marcado la tendencia en la comisión revisora. Por tres votos contra dos rechazó el libelo, sin embargo, al no ser vinculante pasó al pleno para ser comentada y entrar en votación.

“Nuestra decisión va en torno a los sustentos jurídicos que respaldan la acusación constitucional. Hasta ahora no hemos encontrado dichos sustentos y por ello, eventualmente, rechazaremos la acusación“, anunció el diputado Jorge Guzmán de Evópoli en la antesala de su participación en el hemiciclo.

“Habiendo estudiado la acusación y la defensa del ministro, he llegado a la convicción de que no tiene mérito. Por lo tanto, yo voy a votar en contra”, sumó el presidente de la Democracia Cristiana (DC), Alberto Undurraga, quien sostuvo que no había una orden para el partido, pero que sí estaba expectante a que su idea primara en la sala.

Evópoli inclinó la votación

Frente a este panorama y mientas la diputada Francesca Muñoz presentaba los puntos que cuestionaban al ministro Marco Antonio Ávila, el diputado Diego Schalper (RN) ya intuía que el resultado sería adverso para la oposición. Y apuntó a sus colegas de Evópoli por inclinar la votación a favor del oficialismo y el ministro.


Nunca estuvo en nuestros pronósticos que el salvavidas del ministro de Educación viniera de Evópoli… Decisiones como esta, obviamente, son una puñalada al corazón de Chile Vamos”, expresó el diputado RN.

“Es incomprensible e inusitado que sean dos diputados de Evópoli los que le van a salvar la posibilidad al ministro de tener que responder por las irregularidades que hemos conocido. Acuérdese de mí, a esta acusación le va a llegar su hora, a la irregularidad que está acusada en el capítulo sexto y los chilenos se van a acordar de este día y se van a preguntar: ¿Cómo votaron los parlamentarios ese día? ¿Por la impunidad o el buen uso de recursos públicos?”, complementó.

“Yo no he criticado a RN como ellos nos está criticando a nosotros. El secretario general de Renovación Nacional no es solamente impulsor de este libelo, sino además el secretario de un partido aliado. Así que le exijo respeto”, respondió Francisco Undurraga desde Evópoli, profundizando este quiebre en la derecha.

¿De qué se acusó al ministro Ávila?

Marco Antonio Ávila enfrentó esta acusación constitucional por los cuestionamientos a su administración y proponer, según la oposición y especialmente de RN y la UDI, una “agenda sexualizada” en los establecimientos educacionales y otros puntos que están detallados a continuación.

  • “Jornadas de Educación No Sexista”: en este punto la oposición apuntó a que este programa vulneró los derechos de los padres sobre sus hijos en esta materia. El concepto de “alfabetización en la sexualidad”, aseguran, no respeta la posibilidad de diversificación en proyectos educativos.
  • “Orientaciones para el resguardo del bienestar de estudiantes con identidades de género y orientaciones sexoafectivas diversas en el sistema educativo de Chile”: este punto se unió al primero que presentaron en la oposición.
  • Política de educación inclusiva: Ávila fue acusado de incumplir la Ley General de Educación por excluir a estudiantes con discapacidad en este punto. Aseguran que sólo está enfocada en el ámbito sexual y de diversidad y no de inclusión.
  • Rol de autoridad y conducción: la acusación constitucional presentó las cifras de ausentismo y deserción escolar, así como también los graves hechos de violencia al interior de los establecimientos educacionales, los que han ido en aumento durante los últimos meses. Además, se estimó que hubo un retraso en la entrega de los resultados del Simce, que, en paralelo, fueron más bajos de los esperados. También se agregaron los problemas de infraestructura y el uso de los presupuesto del Mineduc.
  • El cuaderno de la Junaeb: acusaron a Ávila por el incumplimiento en la supervigilancia que debe realizar la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb). El inserto de la “Educación no sexista” en los materiales entregados es un punto que cuestionan en la oposición, pues, supuestamente, en el texto debió ser integrada información de obesidad. También se trató la denuncia que realizó el ex director Cristóbal Acevedo, donde se explicitó un supuesto gasto de $3.500 millones en 30 desayunos. En la previa, el Gobierno presentó otras cifras.
  • Alimentación de la Junaeb: la Junaeb fue apuntada en una segunda ocasión por el tema alimentario. “Ha transgredido la ley solicitando la prestación de raciones de alimentos por montos superiores a 1.000 UTM, sin realizar un llamado a licitación pública ni justificar su contratación mediante un trato directo. Además, se alude un mal manejo de recursos públicos por montos superiores a los $40 mil millones de pesos”, decía el oficio.
  • Sistema de Educación Pública: este último capítulo contuvo supuestas negligencias e inejecuciones en la implementación de los Servicios Locales de Educación en Licancabur (Calama), Maule Costa, Valparaíso y Atacama.



Esta publicación aparece primero en ElDinamo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

--:--
--:--
  • cover
    Rosa FM