Tendencias

¿Cómo cuidar el arbolado urbano y minimizar su potencial impacto sobre la red eléctrica?

Las nuevas condiciones climáticas de los últimos años, que combinan temperaturas máximas cada vez más extremas, vientos intensos e incluso tormentas, sumado a un arbolado deteriorado fitosanitariamente, provocan la caída de ramas o incluso árboles completos sobre el tendido eléctrico.

Enel Distribución, junto a la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal de Universidad Católica, publicó un manual técnico que facilitará el conocimiento para la adecuada gestión de la vegetación. Esto con el objetivo de fomentar y contribuir al cuidado de los árboles, aportando información e ideas al debate sobre cómo debemos enverdecer las ciudades, acogiendo los desafíos climáticos que enfrentamos hoy.

“Somos una empresa de distribución eléctrica, que no solo se preocupa de asegurar un suministro eléctrico continuo y de calidad, sino que también nos preocupamos de la vegetación y del manejo de la infraestructura verde. Por ello, hemos querido contribuir al conocimiento, poniendo a disposición de nuestros colaboradores, empresas contratistas y comunidad, un manual técnico para la adecuada gestión del arbolado urbano de la ciudad”, explicó Víctor Tavera, gerente general de Enel Distribución.

Los árboles, durante millones de años, han crecido libremente adecuándose a sus hábitats, sin necesidad de ser podados para desarrollarse correctamente. Sin embargo, su convivencia con la infraestructura urbana se ha vuelto cada vez más compleja, y en algunas circunstancias entran en conflicto con las edificaciones, con la señalética de las calles o incluso con el tendido eléctrico.

Las nuevas condiciones climáticas que se han visto los últimos años, donde se combina una situación de sequía prolongada por más de una década, temperaturas máximas cada vez más extremas, vientos intensos e incluso tormentas eléctricas y/o nieve que no eran características de la zona central, sumado a un arbolado deteriorado fitosanitariamente, provocan la caída de ramas o incluso árboles completos sobre el tendido eléctrico, generando interrupciones en el servicio.



“Como distribuidora eléctrica nos importa mucho el manejo adecuado del arbolado urbano y su planificación en la ciudad, porque responde a nuestra misión de contribuir al desarrollo sostenible y de asegurar la continuidad del suministro eléctrico, especialmente por su interacción con nuestras redes. Sabemos que la capacitación y la planificación son factores claves para lograr contar con árboles sanos y longevos. Por eso, además de buscar espacios de colaboración y generar conocimiento, también capacitamos a nuestros propios equipos que realizan podas e inspecciones ambientales”, agregó Tavera.

Para enfrentar esta situación, una línea de acción relevante es la generación de conocimiento, de manera de instalar buenas prácticas y lograr un trabajo colectivo que permita fortalecer el cuidado del arbolado urbano. En estas pautas es necesario considerar las nuevas y futuras condiciones del cambio climático en la selección de especies y las estructuras de la ciudad (como las redes eléctricas) al momento de plantar, además de correctas técnicas de poda que permitan resguardar su longevidad y estabilidad.

El gran desafío a futuro es la formación y el cuidado de los nuevos árboles que se incorporarán a la ciudad. Se trata de una tarea que debe comenzar con la producción de ejemplares idóneos para el ambiente urbano, con una estructura adecuada y pertenecientes a especies que sean capaces de tolerar las condiciones que ofrece el ambiente urbano de la zona central. También se debe continuar capacitando al personal que los mantiene para que los forme según los requerimientos del espacio, cuidando que las intervenciones no perjudiquen la estabilidad y salud de las especies.

Desde Enel Distribución indicaron estar preocupados por el tema del manejo de arbolado urbano cercado a las redes eléctricas, por ello, realiza alianzas estratégicas con instituciones y diversas iniciativas en el quehacer diario en terreno, entre ellas destacan las capacitaciones técnicas, de medio ambiente y seguridad a las empresas colaboradoras y las inspecciones ambientales que se llevan a cabo a las actividades de la operación, donde se supervisa y controla que la actividad de manejo vegetación se ejecute adecuadamente, efectuando incluso detención de los trabajos en presencia de nidos con polluelos, aplicando fungicida a las zonas de corte, retirando los residuos orgánicos diariamente y dejando limpia la zona.

Además, actualmente se están controlando criterios específicos sobre la calidad de la poda para que se realice cortando las ramas desde la base (paralelo a la arruga) y en ángulo de 45°, por ejemplo.

El manual técnico “Gestión del Arbolado Urbano en las Redes de Distribución Eléctrica”, ya está disponible en el sitio web enel.cl para consulta y descarga. El documento integra información sobre las distintas especies arbóreas, estrategias de poda y claves para detectar árboles en estado de riesgo, entre otras materias.



Esta publicación aparece primero en ElDinamo

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

--:--
--:--
  • cover
    Rosa FM