Tendencias

el fenómeno que afecta a Santiago en olas de calor

En conversación con EL DÍNAMO, tres expertos en urbanización, explicaron la necesidad imperante de aumentar las áreas verdes en la Región Metropolitana. De lo contrario, nos espera un catastrófico escenario.

Santiago vive una de las primeras olas de calor de este 2024 con temperaturas que podrían llegar hasta los 38°C en algunos sectores. Un dramático escenario que, según expertos, irá aumentando debido al calentamiento global y a la disminución de áreas verdes en el área urbana de la Región Metropolitana (RM).

Un estudio de la Universidad Católica reveló que durante el 2017 y 2019 se registraron las dos olas de calor más extremas en Chile donde fallecieron 580 y 245 personas “adicionales” a un año normal; es decir, fueron “más de las esperadas”, probablemente ligadas a este fenómeno.

“La población debe estar alerta y concientizada de que el calor extremo, 35°C, puede ser fatal para el vecino de al lado que tiene hipertensión o que sufre de otras cosas“, indicó Yasna Palmeiro, académica del Centro de Políticas Públicas UC.

En ese sentido, la ausencia de áreas verdes y el aumento de construcciones grises en Santiago, prometen solo el empeoramiento en la calidad de vida de quienes viven en la ciudad.

En conversación con EL DÍNAMO, tres expertos en urbanización, explicaron la necesidad imperante de aumentar las áreas verdes en la región, de lo contrario, aseguraron, nos espera un catastrófico escenario.

Felipe Kong, geógrafo y académico de la Facultad de Educación de la Universidad Diego Portales (UDP), indicó que “si no se toman medidas, la RM tendrá un aumento aún más abrupto de altas temperaturas, incrementando además las desiguales territoriales y sociales que históricamente acompaña a la región“,

¿Por qué aumentan las temperaturas cuando hay ausencia de áreas verdes?

Alexis Vásquez, académico del Departamento de Geografía de la Universidad de Chile y coordinador del Plan Stgo+ Infraestructura Verde, indicó a EL DÍNAMO que “las temperaturas en las ciudades aumentan por la concentración de materiales que almacenan grandes cantidades de calor como el cemento, concreto, asfalto y metal”.



“La vegetación produce sombra, y aporta humedad por evaporación y transpiración, es decir, las áreas verdes son verdaderas zonas de frescor o refrigeradores naturales. De este modo, mientras más cemento y asfalto y menos vegetación y suelo permeable, mayores temperaturas existirán”, afirmó.

En ese contexto, Felipe Kong, apuntó a la urbanización como uno de los principales factores en el aumento de la temperatura en Santiago.

“Si uno se remonta a la historia de la ciudad, la RM tenía cierta superficie vegetal que permitía un equilibrio entre la radiación solar Y la evaporación de las altas temperaturas hacia la atmosfera. Sin embargo, la urbanización con construcciones grandes de asfalto como los que hay en Estación Central, Quinta Normal y Santiago, ha disminuido dramáticamente la vegetación”, dijo a EL DÍNAMO.

Esta ausencia de áreas verdes en Santiago está bloqueando “el equilibrio entre la radiación de la temperatura acumulada durante la noche y la madrugada“, agregó.

Junto a ello, Iván Franchi, investigador del Centro de Investigación para la Sustentabilidad de la Universidad Andrés Bello (UNAB), comentó a EL DÍNAMO que “las temperaturas aumentan principalmente en ausencia de arboles y áreas verdes, ya que estos proporcionan sombra, lo que reduce la radiación solar directa sobre las superficies grises como concreto y asfalto“.



“Además, las superficies verdes con árboles y plantas generan enfriamiento a partir de la transpiración. Es decir, cuando hay incidencia de temperatura alta, hay agua que se evapora en la superficie verde y eso regula la temperatura en esos espacios”..

“Al caer los rayos solares en una infraestructura gris, lo que hace el asfalto o el concreto es que absorbe temperatura por lo tanto, la velocidad a la que esa temperatura se irradia hacia la atmósfera es mucho más lenta calentando considerablemente los espacios“, añadió.

¿Qué es una Isla Calórica y por qué se produce en Santiago?

La Isla Calórica es un fenómeno que se produce en zonas urbanas que experimentan temperaturas más altas debido a la actividad humana.

Alexis Vásquez, explicó que “si uno toma una fotografía termal desde un avión, la imagen mostrará una gran mancha roja de calor en el centro por la alta densidad de materiales que almacenan calor y menor cantidad de espacios verdes. Esta mancha roja asemeja a una isla de altas temperaturas en un mar de temperaturas más bajas (colores más azules)”.



“Sin embargo, en Santiago, los patrones son más complejos, ya que existen múltiples islas a modo de archipiélagos en diferentes zonas de la ciudad. Estas islas aparecen en zonas industriales, comerciales y especialmente en áreas residenciales de alta densidad, de casas y patios pequeños, con pocas áreas verdes y sin arbolado urbano”, agregó.

En ese sentido, estas pequeñas Islas Calóricas se dan “en barrios de bajos recursos. Estos constituyen verdaderos desiertos urbanos, donde las temperaturas altas son extremas, la radiación solar intensa y casi no existe vegetación, llegando a ser peligrosas para grupos vulnerables como ancianos y personas con enfermedades de base“, añadió.

¿Cómo evitar los desiertos urbanos?

Los expertos coinciden en que la vegetación dentro de la ciudad es imprescindible para la sobrevivencia, sobre todo en olas de calor como la de estos días en Santiago.

Por ello, Iván Franchi aseguró a EL DÍNAMO que en “plantar arbolados, incorporar techumbres verdes, realizar huertos urbanos, implementar zonas de refugio climático, crear pérgolas en espacios verdes y tener ciclovías con sombras para así disminuir las áreas grises, es fundamental”.

En esa misma línea, Alexis Vásquez, Coordinador Plan Stgo+ Infraestructura Verde, agregó que la población puede ayudar a mitigar el calor con pequeños actos como son “cuidar y proteger la vegetación de su antejardín y patio”.

“Tratar de mantener en buen estado las áreas verdes de hogar y evitar reemplazarla por cerámica, cemento u otro material que almacene calor”, agregó.

Puede complementar lo anterior pintando los techos y otras superficies de color blanco, que ayuda a reducir la absorción del calor. Cuide y defienda los árboles y vegetación de su calle y plaza más cercana. Involúcrese y organícese con vecinas y vecinos para regar, evitar corta de árboles, evitar la pavimentación de plazas, y plantar nuevos árboles de especies adaptadas a condiciones áridas”, finalizó.



Esta publicación aparece primero en ElDinamo

Publicaciones relacionadas

--:--
--:--
  • cover
    Rosa FM